Cultura / Universo Vasco

Blas de Lezo, el vasco que salvó al Imperio español

La web argentina Infobae nos ofrece hoy un artículo sobre la historia de un vasco de Pasajes que en Cartagena de Indias y  con 3.000 hombres venció a la que es considerada como la segunda mayor armada de la historia, después de la Aliada en el Desembarco de Normandía. Una armada de guerra británica formada por 180 embarcaciones (entre naves de combate y transporte) y 31.400 hombres.

Blas de Lezo, el almirante vasco al servicio del Imperio español y que era popularmente conocido por mediohombre ya que le faltaba una mano, un ojo y una pierna que fueron perdidos en acciones de guerra, fue capaz de convertir en victoria lo que se daba con una derrota segura. Todo ello en el marco de una guerra en la que el Imperio español se jugaba el control de sus rutas entre sus colonias de Iberoamérica y la metrópoli. Se lo jugaba, además, frente a la emergente Potencia británica, que ya se perfilaba como la hegemónica en el entorno de los reinos e imperios europeos y  que acababa de imponer el Tratado de Utrech al Imperio español .

Este asalto a Cartagena de Indias forma parte de una guerra, la Guerra de la Oreja de Jenkins,  que marcaba el inicio del acoso y derribo al Imperio español por parte del Imperio Inglés y que consumaría con la Batalla de Trafalgar. Con su gesta, el marino vasco consiguió retrasar más de 60 años el fin del Imperio Colonial Español en Sudamérica, inevitable con la pérdida del control del Atlántico por parte de la Marina de guerra española

Hoy el recuerdo de este marino permanece casi en el olvido, entre los españoles y entre los vascos. Son los colombianos los que más recuerdan su figura histórica. El perteneció a esa pléyade de vascos peninsulares que sirvieron a la Monarquía española con fidelidad,  honradez, arrojo y valentía , en un momento en que los gobernantes de España aún respetaban las libertades, al menos en parte, de esos territorios vascos. La recompensa a todo ello la recibieron los vascos menos de 100 años después, cuando vieron como el Estado español iniciaba el proceso de eliminación, por la fuerza de las armas, de cualquier residuo de Soberanía vasca al sur de los Pirineos. Así es como pagan, algunos, sus deudas.

Pero en su caso esa ignominia fue vivida incluso en lo personal.

En Cartagena de Indias, el  mando político correspondía al virrey Sebastián de Eslava, que siempre se mostró celoso de la valía de su subordinado. Tras la victoria, Eslava quiso para sí la gloria de un triunfo y temió que el diario de guerra que había ido componiendo Lezo desvelase sus errores y por eso escribió a Felipe V denunciando su “altanería y falta de acatamiento a las órdenes de sus superiores” y estar “muy por debajo de sus obligaciones y de cuanto de él podía y debía esperarse”.

Cuando las noticias de la victoria y la carta de Eslava llegaron a la Corte, el Rey ascendió al virrey a capitán general y con real orden de 21 de octubre destituyó a Blas de Lezo como comandante y le ordenó regresar a la Península para ser sometido a un consejo de guerra. Ignoraba que había muerto el 7 de septiembre, enfermo de dolor e impotencia. Esa decisión dejo en la pobreza a la familia del almirante vasco. Su mujer no pudo ni pagarle un entierro y ni siquiera se sabe dónde está enterrado, porque fue enterrado en una fosa común.

Ese fue el pago de España a su heroica acción y a su extraordinaria carrera militar. Carlos III le rehabilitó en 1760 y le concedió a título póstumo el marquesado de Ovieco. Pero esta indigna actuación explica el silencio que se ha mantenido sobre la historia de este vasco. ¿Para que va a recordar España a un personaje que, a su vez recuerda la incapacidad de un gobierno y un estado en actuar con justicia?

Infobae – 5/1/2012 – Argentina

El día que medio hombre derrotó a Inglaterra

blas-de-lezo

Blas de Lezo

 

Al vasco Blas de Lezo (1689-1741) le faltaba una pierna, un ojo y una mano, pero le sobraba cabeza y coraje: en un combate totalmente desigual contra una de las flotas más impresionantes jamás reunida, aquel teniente general de la Armada ibérica salvó al Imperio español al infligirle a Inglaterra una humillante derrota. Sucedió en Cartagena de Indias, hoy Colombia, por aquel entonces un puerto estratégico para la Corona española.

(Sigue)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Tags: , , , , , , , ,
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Mercedes Sanchez Ayestaran via Facebook

    se podia haber estao quieto.

  • http://www.facebook.com/mariajose.izaolafernandez Maria Jose Izaola Fernandez via Facebook

    ¡qué casualidad! precisamente esta manaña en el programa de la Ruta Quetzal en TVE-2 han estado hablando de su historia y sus hazañas..

  • http://www.facebook.com/mariajose.izaolafernandez Maria Jose Izaola Fernandez via Facebook
  • http://www.facebook.com/guillermo.zubiaga Guillermo Zubiaga via Facebook

    Estos ingleses son aún más embusteros que los españoles, mira que tienen descaro para mentir incluso sobre las batallas que pierden….Hau dok hau!!

  • Bilbaino

    Hay más heroes vascos eso si bien premiados. Los vascos han sido unos grandes heroes en combate nunca mostraron debilidad ante el enemigo. Fijaos que hubo un vasco que obligó a arrodillarse a un rey ante sus pies pidiendole perdón. Su premio caballero de orden de Santiago y Capitan del rey.